Clases de Música

Las notas musicales y el pentagrama: guía completa (2020)

Conoce que son las notas musicales y su uso en el pentagrama y mejora tu comprensión general de la música.
Nov 2020

Una nota musical es un sonido complejo compuesto por varias ondas que se transmiten a través de las partículas de aire. El comportamiento de dicho fenómeno se explica con la representación gráfica de una curva oscilatoria, suave y repetitiva; pero cuando escuchamos una canción que nos agrada y nos hace vibrar, en lo último que pensamos es en la idea de que se esconde una gran teoría detrás de la producción musical. Es por eso que conocer más de la teoría de las notas musicales y el pentagrama, puede ayudarte a mejorar la composición de tus propias canciones.

Cuando oímos música, también estamos estimulando nuestros tímpanos (ubicados en cada canal auditivo) ignorando su fisiología; interpretamos gracias al cerebro las ondas captadas y amplificadas que se transmiten a través de los nervios. Esta no es una capacidad exclusiva del ser humano, sino también de todas las especies. ¿Cuál es la diferencia? La respuesta se encuentra en las propiedades del sonido.

Nuestro sentido de la audición se limita a percibir una media de frecuencias de onda, tanto altas como bajas. Esto significa que dentro de determinado intervalo, podemos oír la música tal como la conocemos, pero no hay que olvidar que se trata de un evento físico y, por lo tanto, tendrá propiedades que debes conocer.

Cualidades físicas del sonido

Las cualidades físicas del sonido son cuatro, y sus definiciones son las siguientes:

1. El timbre nos permite reconocer el tipo de instrumento o voz que está sonando, y es la suma del resto de las propiedades; se relaciona con el contexto que transmite la música.

2. La altura o tono es la variación de las notas en graves y agudas que dependen de la frecuencia de onda (medida en Hertz [Hz]); definen la melodía y armonía al conformar las notas musicales.

3. La intensidad indica cuándo un sonido es fuerte o suave, y hablamos de decibelios (dB) de la vibración sonora; esta característica puede hacer que un sonido llegue a ser exagerado o dañino.

4. La duración corresponde al tiempo en segundos que hacemos vibrar la nota musical y que otorga el ritmo de una canción.

El lenguaje musical

Cuando englobamos y relacionamos los conceptos previamente descritos, y además sumamos los elementos que conforman la música, su historia y desarrollo, nos encontramos frente a un fenómeno auditivo bastante amplio y antiguo que, para poder entenderlo de la mejor manera, se requiere de un estudio individual de sus componentes. A continuación, haremos un breve repaso de algunos de ellos; y por último, su aplicación en el pentagrama: la herramienta fundamental del músico.

Para empezar, existe una distribución de sonidos en fuertes y débiles que se repiten a lo largo de una composición; es lo que llamamos ritmo musical. Los sonidos fuertes son conocidos también como pulsos o pulsaciones internas de la música ya que, coloquialmente, cuando escuchamos una canción que de repente nos hace mover el cuello o el pie, lo que estamos siguiendo es la percepción del ritmo en nuestra mente. Dicho de otro modo, es el ritmo el que sirve de medio para la expresión de los sentimientos.

Cuando se ordenan estos pulsos (fuertes y débiles), se forma un compás, que es la sucesión de notas que resaltan su sensación o la disminuyen y son tocadas con un mismo ritmo (tempo) que determina la velocidad. Existen símbolos que representan la duración de las notas en un compás llamados figuras y silencios. Dichos elementos comparten relación con el tempo, definido como las pulsaciones por minuto de una canción o beats por minuto (bpm).

Pentagrama musical
Pentagrama

Las notas musicales

Para entender cómo funcionan las notas musicales en un pentagrama, primero identificamos la clave, ya que con esta es medida la tonalidad de los instrumentos musicales. Si se tratase de la clave de sol, por ejemplo como sucede con la guitarra, los sonidos emitidos serán agudos, contrario a lo que ocurre con la clave de fa, que alberga sonidos graves.

El compás de una composición se representa con una división, donde el numerador determina el número de pulsaciones fuertes y débiles (totales) que se repetirán en cada compás, mientras que el denominador indica la nota correspondiente al valor unitario de los pulsos.

Las figuras equivalentes al número de pulsaciones de un compás son las siguientes:

1. Una redonda equivale a un compás entero.

2. Una blanca a dos pulsos.

3. Una negra a un pulso.

4. Una corchea a medio pulso.

5. Una semicorchea a un cuarto de pulso.

(Cada una de estas figuras se vincula con un silencio de igual duración).

Como la nota negra es la más utilizada, dos de los compases más frecuentes son:

4/4 = 1 sonido fuerte y 3 débiles (4 notas negras).

3/4 = 1 sonido fuerte y 2 débiles (3 notas negras).

Los nombres de las notas tienen su origen durante los siglos X y XI, cuando se generalizó su uso en el pentagrama. Actualmente, nos referimos al nombre de cada nota utilizando letras del alfabeto: do, re, mi, fa, sol, la, si, representados con las letras C, D, E, F, G, A, B, en el mismo orden.

Las notas musicales en el pentagrama
Las notas musicales en el pentagrama

¿Qué es el pentagrama y cómo leerlo?

Compuesto por cinco líneas paralelas horizontales y cuatro espacios entre ellas, es la herramienta fundamental para el momento de la escritura, ya sea con un instrumento musical o educando la voz para emitir frecuencias específicas. Los sonidos graves se ubican en la parte de abajo y los sonidos agudos ocupan la parte de arriba.

Además de eso, se arma con claves siempre al inicio que indican el orden sucesivo de las notas, las cuales dividen la totalidad de tonos emitidos por el instrumento en fragmentos que pueden graficarse de forma continua. Es decir que, con una clave y cinco líneas, nos movemos en un intervalo de los sonidos que oímos en las canciones que nos gustan.

La referencia de la secuencia y el inicio de las notas están determinadas por la clave musical, que es el símbolo que se coloca al comienzo de una partitura e indica la disposición de las notas en el pentagrama.

Tres son las claves más conocidas para los instrumentos más populares. Así, en la clave de sol, por ejemplo, la nota con el mismo nombre inicia en la segunda línea de abajo hacia arriba; en la clave de fa, en cambio, dicha nota se ubica en la segunda línea de arriba hacia abajo; y en la clave de do, en la línea central del pentagrama.

La clave de sol es el símbolo más conocido de la música. Representa a los instrumentos más populares, como la guitarra o el piano. No obstante, la clave de fa complementa a la anterior y enriquece la música, albergando sonidos más graves como los de un bajo eléctrico. Asimismo, todos los instrumentos (incluida la voz), dependiendo de su naturaleza, se encasillan en matices de sonidos que pueden resultar atractivos o desagradables.

Una vez ubicados estos componentes, tenemos una armadura casi completa, solo nos falta distinguir entre frecuencias altas y bajas y acomodar las notas de forma ascendente y viceversa (como escaleras) para formar melodías; además de una separación a través del tiempo que denominamos ritmo y que otorga más propiedades a la composición.

Las múltiples texturas y contextos que la música logra transmitir, encuentran su fundamento en el orden en que son compuestos y sumados los sonidos, de modo que algo individual podría ser una pequeña parte de una gran composición.

Una escala es una secuencia de notas ordenadas de tal modo que emiten una melodía particular para el oído. Cuando dos notas son tocadas al unísono (al mismo tiempo), en cambio, se crea una armonía. No existe una forma estricta de tocar música ni de ordenar las notas musicales en el pentagrama; de hecho, es la experimentación un factor clave para la creación de géneros emergentes.

Sin embargo, habrá sonidos que, por su naturaleza, nos parecerán algo extraños o raros en primera instancia, pero no está de más tratar de inventar una nueva mezcla que resulte atractiva cuando esté completa.

Pero ¿qué tiene que ver una cosa con la otra? ¿Cómo se relacionan la física y el estudio de la música? Resulta que, para explicar la belleza de una pieza musical o de un ritmo pegajoso o sentimental, como los conocemos ahora, hubo primero un desarrollo teórico que conllevó a la creación de instrumentos y al estudio y entendimiento de las frecuencias. Es por eso que los gustos musicales han cambiado a través del tiempo, porque nuestra forma de producir música también lo hace.

Resumen

Cuando hablamos de gustos, conocemos géneros, y hoy en día existe una amplia diversidad de ellos como nunca antes. Cada uno con una composición diferente de notas y ritmos variados.

Si te interesa estudiar música y sus tantos géneros en distintas épocas, es necesario saber que la escritura de una canción se hace sobre el pentagrama, el cual es una herramienta utilizada para ordenar las frecuencias de onda que somos capaces de percibir y que se compone de símbolos utilizados desde hace miles de años que hoy componen a las notas musicales.

¿Quieres seguir aprendiendo del tema?

En Klasi podemos ayudarte. Busca ahora a nuestros profesores de música:

Buscar